Akaky Akakievich


смекнул lo quería había ya, como se dice, en попятный el patio, pero un asunto
Era comenzado. Petrovich ha entornado a él es muy fijo único
El ojo, y Akaky Akakievich ha pronunciado sin ganas:
- ¡Hola, Petrovich!
- Estar bien deseo, судырь, - ha dicho Petrovich y se ha ladeado el ojo en
Las manos de Akakija Akakievicha, deseando examinar, de qué tipo aquel llevaba la extracción.
- А mí aquí a ti, Petrovich, aquel...
Es necesario saber que Akaky Akakievich se explicaba большею por la parte por los pretextos,
Por los adverbios y, al fin, tales partículas, que no tienen categóricamente ninguno
Los significados. Si ha puesto era muy embarazoso, él hasta tenía
La costumbre acabar en absoluto las frases, así que muy a menudo, habiendo comenzado el habla
Por las palabras: "Esto, el derecho, es perfecto de aquel..." - y después ya y nada era, y
Él mismo olvidaba, pensando que todo ha pronunciado ya.
- ¿Que tal? - Ha dicho Petrovich y обсмотрел al mismo tiempo
Por el único ojo su todo uniforme, a partir del cuello hasta las mangas,
Los respaldos, las faldas y el nudo, - que todo le era muy conocido, porque era
De su propio trabajo. Es tal la costumbre a los sastres: este primero que él
Hará al encuentro.
- А mí aquí de aquel, Petrovich... El capote, el paño... Ves aquí, en todas partes en
Otros lugares, completamente fuerte, se ha empolvado un poco, y parece, como si
Viejo, а nuevo, sí aquí solamente en un lugar es poco a aquel... Sobre la espalda,
Y además aquí sobre el hombro uno es poco попротерлось, sí aquí sobre este hombro
Un poco - ves, eso es todo. Y el trabajo es poco...
Petrovich ha tomado la capota, lo ha expuesto primero a la mesa, examinaba mucho tiempo,
Ha mecido головою y ha trepado рукою a la ventana detrás de la tabaquera redonda con el retrato
De un general, cuál, es desconocido, porque el lugar, donde
Se encontraba la persona, era проткнуто el dedo y es pegado después четвероугольным
лоскуточком los trozos de papel. Habiendo olido el tabaco, Petrovich растопырил la capota en las manos y
Lo ha examinado contra luz y ha mecido de nuevo головою. Lo ha dirigido Después
El forro hacia arriba y de nuevo ha mecido, de nuevo ha destapado con el general pegado
Por el trozo de papel y, натащивши en la nariz al tabaco, ha cerrado, ha escondido la tabaquera y al fin
Ha dicho:
- No, no es posible reparar: ¡el ropero delgado!
A Akakija Akakievicha a estas palabras ha hipado el corazón.
- ¿Por qué no es posible, Petrovich? - Ha dicho él casi por la voz suplicante
Del niño, - ya que solamente de todo que sobre los hombros поистерлось, ya que a ti es
Cualesquiera trozos...
- Sí se puede encontrar los trozos, los trozos se encontrarán, - ha dicho Petrovich, - sí
Coser no es posible: el asunto completamente podrido, tocarás por la aguja - he aquí ello y se arrastra.
- Que se arrastra, а ti en seguida заплаточку.
- Sí заплаточки no sobre que poner, fortalecerse a ella no por que, подержка
Es grande. Solamente la gloria que el paño, а sopla el viento, se difundirá así.
- Y bien, sí sujeta. ¡Como этак, el derecho, aquel!.
- No, - ha dicho Petrovich categóricamente, - de nada no es posible hacer. El asunto
Completamente malo. Usted más vale, como llegará el tiempo invernal frío, hagan de
De ella a él онучек, porque la media no calienta. Es a los alemanes han inventado que
Es más a él que dinero tomar (Petrovich quería en caso кольнуть a los alemanes); а
El capote, se ve, tenéis que nuevo hacer.
A la palabra "nuevo" a Akakija Akakievicha ha velado en los ojos, y todo que
Ni era en la habitación, y ha ido пред a embrollarse por él. Él veía claro a uno
Solamente el general con la persona, pegada por el trozo de papel, que se encontraba sobre la tapa
De la tabaquera petrovichevoj.
- ¿Cómo nuevo? - Ha dicho él, todavía como si encontrando en el sueño, - ya que
A мепя y dinero a esto no existe.
- Sí, nuevo, - ha dicho con la tranquilidad bárbara Petrovich.
- Y bien, а si tuvo que nuevo, como si de aquel...
- ¿Es decir que costará?
- Sí.
- Sí será necesario aplicar tres medio centenar con лишком, - ha dicho Petrovich y
Ha apretado además considerablemente los labios. Él quería mucho los fuertes efectos, quería de repente
De alguna manera desconcertar completamente y después mirar искоса, que desconcertado
Hará el morro después de tales palabras.
- ¡Poltorasta de los rublos por el capote! - ha gritado бедпый Akaky Akakievich,
Ha gritado, puede ser, por primera vez de edad, pues se distinguía siempre тихостью
Las voces.
- Sí-con, - ha dicho Petrovich, - y además cuál capote. Si poner en
El cuello la marta sí soltar капишон sobre el forro de seda, y en doscientos
Entrará.
- Petrovich, por favor, - hablaba Akaky Akakievich por la voz suplicante,
Sin oír y sin tratar oír las palabras, dichas por Petrovich, y todo de ello
De los efectos, - repara de alguna manera que aunque un poco sirva todavía.
- Sí no existe, esto saldrá: el trabajo a matar y dinero gastar en vano, -
Ha dicho Petrovich, y Akaky Akakievich después de tales palabras ha salido completamente
Destruido.

|

Comentarios

Leave a comment

Want to use your picture? - Login or Sign up for free »
Comments on this article on RSS

Comentarios recientes

  • There are no new comments
Cerrar